Sociedad de Gerontologia y Geriatria del Peru

Carencia de especialistas e intrusismo en Geriatría

E-mail Imprimir PDF
medgeriatria

La geriatría, una especialidad médica relativamente joven en nuestro país, que no tiene más de 20 años, enfrenta diversos problemas como el desconocimiento de la naturaleza de la especialidad, de la metodología que emplea y de los objetivos que se persiguen en el manejo de los adultos mayores. Otro gran problema es el intrusismo por parte de médicos generales o de otras especialidades.

Así lo señaló el Dr. Jaime Lama Valdivia, presidente de la Sociedad de Gerontología y Geriatría del Perú, jefe del Servicio de Geriatría del Hospital Hipólito Unanue y catedrático en las universidades Federico Villarreal y Ricardo Palma, quien recordó que no es geriatra simplemente quien trata ancianos, sino quien ha tenido un entrenamiento formal en los aspectos preventivos, de diagnóstico, tratamiento y rehabilitación del adulto mayor.

“Con el envejecimiento demográfico, los problemas de este colectivo se han hecho evidentes, con un grupo poblacional donde la regla es la pluripatología y la gran necesidad de un enfoque holístico. Nos encontramos ante una carencia de especialistas en geriatría, pues los pocos que existen no satisfacen la demanda y están concentrados en las grandes ciudades. También faltan profesores universitarios de la especialidad, centros especializados de formación y no existen buenas condiciones de trabajo en muchas regiones del país”, explicó.

Enfermedades prevalentes

Según señaló, las enfermedades más frecuentes en este grupo etáreo son el síndrome metabólico, las enfermedades osteoarticulares de índole degenerativa, depresión, las demencias, la disminución de la agudeza visual y auditiva, las caídas, infecciones respiratorias, las incontinencias y el síndrome de inmovilidad. “La presentación de enfermedades en el adulto mayor recibe gran influencia de factores de naturaleza social, económica y cultural, los que pueden influir en la evolución y pronóstico”.

Sostuvo que la mayor parte de atenciones al adulto mayor se dan en el nivel primario y es allí donde se necesita una mayor capacitación del personal y establecer un sistema integrado de atención, que articule los esfuerzos que hacen una serie de instituciones en este campo, como el ministerio de Salud, EsSalud, los hospitales de las Fuerzas Armadas y Policiales, los de la Solidaridad, institutos, clínicas, y centros de atención privados, entre otros.

“No nos olvidemos que las necesidades de esta población no se solucionarán construyendo más albergues, hospicios y casas de reposo, sino fortaleciendo la atención domiciliaria y los centros de Día, lo que permitirá un tamizaje rápido de los pacientes y su transferencia, si fuera necesario a centros de mayor complejidad como servicios para Agudos y Unidades de Terapia Intensiva”.

Prevención

Al respecto, señaló que como en otras áreas de la medicina, la prevención comprende una serie de estrategias de naturaleza primaria, secundaria y terciaria. “Por ejemplo, podemos hacer prevención primaria vacunando a los adultos mayores contra la influenza y la neumonía neumocócica, así como también recomendando estilos de vida saludables. En prevención secundaria podemos hacer detección precoz de enfermedades en estadío asintomático como cáncer de cuello uterino, osteoporosis o glaucoma En la prevención terciaria podemos utilizar medicamentos para reducir riesgo de recidivas como antiagregantes plaquetarios luego de infarto de miocardio, anticoagulantes orales luego de una trombosis venosa profunda o el uso correcto de auxilios mecánicos como muletas y bastones después de una fractura de fémur”.

Añadió que en la historia de nuestro país la mayor parte de estrategias preventivas han incidido en la salud de madres y niños, pero consideró que es hora de cambiar de idea, pues la realidad indica que si no nos preparamos en prevenir una serie de patologías en el adulto mayor, nos encontraremos dentro de pocos años con un gran grupo de personas frágiles o discapacitadas.

Investigación científica

En el tema de la investigación científica, el Dr. Lama Valdivia expresó que las principales novedades son la demostración de la utilidad de las estrategias de manejo inter y multidisciplinario en el tratamiento de pacientes mayores con los llamados “síndromes geriátricos” como caídas, delirium, incontinencias y úlceras de presión.

“Esto implica el pleno reconocimiento de la Valoración Geriátrica Integral, como la piedra angular del trabajo de la especialidad. Asimismo, en las últimas décadas hay un mejor conocimiento del síndrome de fragilidad, verdadero reto para el geriatra, como una condición que pone al paciente en riesgo inminente de discapacidad y cuya fisiopatología ha empezado a ser entendida mejor. No debemos olvidarnos tampoco de los numerosos estudios clínicos con nuevos fármacos, sobre todo en el tratamiento de la depresión, Alzheimer, demencia mixta, Parkinson, hipertensión arterial, hipotensión ortostática, incontinencia urinaria, osteoporosis y el dolor”.

En cuanto a la medicación, refirió que al tratarse de un grupo de pacientes con pluripatología, existe en la mayoría de casos la indicación al empleo de varios fármacos, sin embargo se debe distinguir de lo que sucede con muchos pacientes que reciben fármacos de dudosa eficacia o en los cuales no se ensayan medidas de tratamiento no farmacológico, las cuales tienen indudable utilidad.

“El geriatra debe saber proceder en ese sentido y reducir el riesgo de interacciones medicamentosas, mediante el empleo de fármacos con evidencia de beneficio, indicaciones claras y precisas, un atento monitoreo de las posibles reacciones adversas y tener en cuenta una regla de oro en geriatría: empezar a tratar con dosis bajas del medicamento e irlas aumentando lentamente”.

El especialista consideró que la geriatría es para el adulto mayor lo que la pediatría para el niño, pues tanto la biología, fisiopatología, semiología y las consideraciones de diagnóstico y tratamiento, son diferentes en el adulto mayor que en el adulto joven. “Si consideramos que tratamos en primer lugar personas, luego pacientes y finalmente casos, nos encontramos ante un grupo poblacional con la necesidad de un enfoque holístico de sus problemas y para ello la geriatría cuenta con una poderosa estrategia llamada Valoración Geriátrica Integral, en la cual utilizamos diferentes tests, ampliamente validados, que complementan la historia clínica tradicional, para mejorar nuestra exactitud diagnóstica y la calidad de la atención”.

Añadió que una de las características de esa especialidad es que el geriatra trabaja siempre al interior de un equipo multidisciplinario conformado por enfermera especializada en geriatría, trabajador social, fisioterapeuta, nutricionista, terapista del lenguaje, psicólogo y odontólogo, sin los cuales no podrían lograr el manejo integral de los problemas de salud del adulto mayor.

“La geriatría ya no es la especialidad del futuro y más bien tiene un papel en el presente, a la luz del acelerado proceso de envejecimiento demográfico”, resaltó el galeno.

Leyenda: Para ser geriatra se necesita un entrenamiento formal a través de un programa de residentado médico, dijo el Dr. Lama Valdivia.

Dr. Jaime Lama Valdivia
Presidente de la Sociedad de Gerontología y Geriatría del Perú
Jefe del Servicio de Geriatrìa del Hospital Nacional Hipólito Unanue
Jefe de la Cátedra de Geriatría de la Universidad Nacional Federico Villarreal
Profesor de Medicina Interna de la Universidad Ricardo Palma

 
You are here:

Conexión Usuarios

Tenemos 24 invitados conectado(s)

Contactenos